Aunque esta terapia se parezca en algunos aspectos aislados a la terapia de polaridad del doctor Randolph Stone o al terapeuta Reiki, tenemos que decir que en su conjunto la terapia cráneo-sacral no tiene nada que ver con otras técnicas como las ya expuestas. 

En el Reiki el terapeuta pone las manos en el cráneo y permite que la energía universal entre en el paciente, aquí sin saberlo es muy probable que se realice un ajuste cráneo sacral,  o sea que se esté haciendo algo de terapia cráneo-sacral, pero sin conocimiento previo. También  es muy posible que se produzca un intercambio de energía con la energía del campo energético universal cuando el osteópata o el terapeuta cráneo-sacral coloca sus manos en el paciente. 

La terapia de polaridad lleva energías fundamentales de la vida y de las personas hacia un estado de equilibrio y libre flujo por todo el campo de energía humano. Basada en los conocimientos de acupuntura, meridianos de energía y otras técnicas Orientales, sobre los músculos, esqueleto y todo el cuerpo. 

Sin embargo la terapia cráneo-sacral se basa en unos conocimientos de fisiología articular, fisiopatología de sistemas membranosos, circulatorios, neurológicos, entre otros para  explicar los movimientos producidos por la bomba hidráulica del líquido cefalorraquídeo. 

Los terapeutas cráneo-sacrales pretendemos que esta bomba hidráulica funcione correctamente y para ello utilizamos unos toques terapéuticos suaves que en la mayoría de los casos son a través de nuestra intención, o sea, sin contacto o presión alguna. Nuestro toque terapéutico está basado primero en la sensibilidad para escuchar a la bomba hidráulica del líquido cefalorraquídeo por todo el organismo y posteriormente, a través de nuestra intencionalidad, regular este sistema hidráulico. 

        

Juan Carlos Yo personalmente uso el impulso rítmico craneal, o movimiento respiratorio primario para seguir esa fluctuación energética por el aura de la persona y, asi percibo cinestésicamente los nudos de energía o quistes energéticos. 

Una vez localizado ese torbellino de energía retorcida y, que puede adoptar diferentes formas y tamaños, se procede a su disolución y limpieza. Después de tiene que recargar la zona del aura afectada y, volver a realizar esta sanación en los próximos dias, para asegurar que esa zona del aura quede reflejando correctamente las mareas internas del ser humano. Si fortalecemos el campo de energía humano, la salud integral e innata del ser humano se realiza de forma automática. Estoy totalmente convencido que con estas cuatro técnicas a aplicar se obtienen resultados verdaderamente asombrosos y, que con cualquier otra terapia manual directamente en el cuerpo, parece una labor ardua, sino imposible. Asi que yo, Juan Carlos, diría que, la medicina del mañana se fundamentará en sanar y limpiar el campo de energía humana y dejar que el cuerpo-alma-espíritu realice los ajustes necesarios en el cuerpo físico.