Meditación

 

La meditación que practicamos, es lo más útil que he podido encontrarme por el camino, para todas las personas los beneficios son: aumento de pliegues en la parte exterior del cerebro que se usa para inteligir, produciendo capacidad de rápida respuesta/inteligencia en la persona, mejora de la memoria, de la atención, de la concentración; lo que produce es mayor capacidad de penetrar en la realidad, de captarla y enfocarse en ella. A todas las personas las ayuda a mejorar su relajación, su calma, les trae paz a sus vidas que es consecuencia de una mayor alegría de vivir.

Técnica del Raja yoga, mindfulness:

Esta técnica la puede realizar muchísimas veces tantas como quiera, o continuamente, y siempre le aportará más conocimiento y sabiduría, debe comenzar con no mucho más de diez minutos, y progresivamente alargando el tiempo poco a poco y siempre sin forzar.

Aquí pongo un ejemplo del mar, pero usted puede imaginarse cualquier lugar, o ninguno, simplemente disfrutar del panorama de su interior, Espero que con ella consiga tanta alegría al menos como me da a mi, explicación:

Usted debe comenzar colocándose en una postura cómoda, continúa respirando profundamente, un par de veces, y después suelta todo el aire y deja a la respiración que fluya por sí sola, usted se mantiene observándose como desde fuera. Puede comenzar a abstraerse de los sentidos, sabe lo que esta pasando a su alrededor, pero no le presta atención, solo se la presta a su interior. Estos sistemas permiten eliminar o reducir el bombardeo de pensamientos, consiguiendo así una “conciencia de gozo”.

-Las reglas son abstinencias y observancias; ecuanimidad y calma.

Después también, comienza a observar sus pensamientos desde fuera, los pensamientos que no le gustan, muy suavemente los debe ir dejando pasar, los que le gustan puede observarlos;

Debe mirar siempre desde varios ángulos, desde diferentes perspectivas, por ejemplo, si está mirando el mar, debe observar el horizonte, así como también sus sentimientos, emociones, después como rompen las olas, y sus estados internos mientras lo hace, continuando mirando la arena que pisan sus pies, sigue observando su interior, continuamente cambiando de punto de vista.

Como ven, se puede explicar fácilmente, pero lo bonito viene con la práctica, recomiendo de todo corazón la práctica en grupo, siempre es mucho más intensa, elevada, con la que obtenemos unos silencios preciosos, maravillosos en los que participar es la práctica que sabemos que necesitamos realizar.